miércoles, 24 de octubre de 2012

Bretonia.

Bretonia es el primer ejército que empecé a pintar, allá por...la 5ª edición vamos. Es ese tipo de historia que me toca el alma; el honor, la fe inquebrantable. Incluso me presenté a un torneo oficial de Games Workshop con el segundo ejército Bretoniano que llegué a pintar. Ese tronar de cascos avanzando imparable por el campo de batalla, heráldica increíble mezclada con acero, rematado todo por los pendones ondeando al viento. La verdad es que me dieron palos por todos lados, y fue en la segunda partida, enfrentándome a un Imperial, cuando eché en falta el ejército con el que participé el año anterior (quedé en el puesto 22 y me traje el premio al jugador mas deportivo para Puertollano).
"Con que ganas le abría arreado un buen cañonazo a aquel general de las narices"
Regimiento de renombre; Bertrand el bandido.
Las fotos son, como dicen a pié de ídem, de uno de esos regimientos que sacaron por aquella época, y con los que se disfrutaba de lo lindo jugando. No eran nada del otro mundo, pero personalizaban mucho el juego.
Bertrand, Hugo Le Petit y Gui Le Gros.
El Caballero verde.